Cuando Virginia Woolf publicó esta obra, las mujeres,
como sucedía desde hace siglos, carecían de libertades
y derechos, enfrentaban infinidad de obstáculos que les
impedían ser dueñas de su existencia. Sin embargo, justo
en aquella época empezaba a gestarse en Inglaterra la
liberación femenina.


Este ensayo se convirtió en una pieza fundamental
del movimiento feminista y hasta el día de hoy sigue
siendo relevante para comprender la opresión que han
vivido a lo largo de la historia y la lucha por la igualdad
de género, que ha adquirido gran relevancia a nivel
global.

Woolf describe con su estilo único, entre ficción
y realidad histórica, la situación de las mujeres que
han hallado en las letras su medio de expresión y
manifestación, a la vez que hace un legítimo y poderoso
llamado a todas para conseguir una habitación propia
o un cuarto propio.

 

Prólogo de Margo Glantz
Traducción de Mónica Mansour