Cuando veo cómo se mueven esos cuerpos enfundados en vestidos estampados o lisos, pero con pliegues, me sudan las manos de ansiedad. Hay mujeres que me despiertan las ganas de ser otro hombre.                                                                 
 
 
Adrián Roman