Detalle


"EL CHICO"

Autor: GERMAINE GREER

Editorial: OCEANO

Edición: 1, 2004

En compras de $200 o más el envío es GRATIS


*Válido en toda la República Mexicana. Sujeto a disponibilidad y cambio de precio


Resumen:

A través de un provocador recorrido por la iconografía del efebo. Germaine Greer reivindica la carga erótica de la imagen del chico en el arte occidental y denuncia la represión histórica a la que ha sido sometida la mirada de la mujer. " éste es un libro sobre la belleza masculina. " A través de un provocador recorrido por la iconografía del efebo, Germaine Greer reivindica la carga erótica de la imagen del chico en el arte occidental y denuncia la represión histórica a la que ha sido sometida la mirada de la mujer. Hasta el siglo XIX, la representación de la mujer no se construye a partir del cuerpo femenino real. Bajo esas figuras frágiles o voluptuosas, seductoras o virginales, estudiadas y retratadas con sobrecogedora inmediatez, se esconden en realidad el cuerpo de un chico. Numerosos artistas utilizaron en sus obras a jóvenes modelos para plasmar el ideal de belleza femenina. Desde que el desnudo femenino fuera entronizado en las artes, nos hemos vuelto extremadamente insensibles a la efímera belleza del efebo. Frente a los desnudos masculinos, en los que raramente se percibe atisbo de recato alguno (recato evidente en el desnudo femenino), seguimos desviando la mirada. Se tiene la falsa convicción de que sólo los homosexuales son sensibles a tal belleza. Resulta inadmisible que el cuerpo de un joven desnudo pueda ser objeto del deseo heterosexual o del deleite visual de las mujeres; esta ceguera les ha vetado el acceso a un elaborado universo de refinados placeres. La Historia del Arte occidental es testigo de las vicisitudes del efebo como aniñado amante, virginal soldado, extasiado mártir; ángel o seductor, narcisista o adorador... Más de doscientas impágenes nos invitan a apreciar la belleza del chico en todo esplendor: sensual, espontáneo y vulnerable. Explorando el ideal icono del efebo, tanto si se trata de la cultura de un Cupido o de David, como de un lienzo de Caravaggio o de Van Dyck, o una fotografía de Nan Goldin o de Sally Mann, Germaine Greer otorga a la mujer el derecho de mirar.

©Librería de Porrúa Hermanos y Cía. S.A de C.V. Todos los derechos reservados 2019, Cd. de México