Detalle


"Tiempo de campeones"

Autor: RICARDO LUJA AYMERICH

Editorial: WP WILBERTS PRODUCTIONS - MP

Edición: 1, 2003

En compras de $200 o más el envío es GRATIS


*Válido en toda la República Mexicana. Sujeto a disponibilidad y cambio de precio


Resumen:

Triunfar en México es complicado y hacerlo en el deporte es aún más ya que consideramos a éste, junto con la cultura, algo superfluo en la curricula nacional. Desde nuestros años escolares, el deporte es el relleno. Se practica por mero trámite y a veces, en el caso de las mujeres, se limita a aburridas tablas gimnásticas, matatenas, cuerda o "quemados" y voleybol. Los hombres, un poco más afortunados, quizá se echen la cascarita de fut, unas canastas de basket, el tochito de americano o hasta unas carreritas de beis, todo esto en instalaciones mediocres e improvisadas, marcadas en la educación pública por escuelas donde de cada tres carece de baño. Y si aguantarte todo el día de hacer pipí está dificíl, tomando en cuenta que es una necesidad prioritaria dotar de excusados a las escuelas, resulta utópico creer que habrá instalaciones adecuadas para la promoción, ya no digamos de un deporte, si no al menos de activación física. Actualmente en nuestro país el 60% de la población adulta tiene sobre peso y los niños menores de 12 años tienen un promedio de obesidad patológica del 30%. La alimentación chatarra, los espacios cada vez más reducidos en las viviendas y la inseguridad que les impide como a muchos de nosotros cuando niños jugar en las calles, los sentencia a una vida de poca calidad y con escapatorias falsas como las drogas. Así en medio de este panorama que parece apocalíptico, resulta casi increíble que contra viento y marea haya quien destaque el nivel internacional en deportes, peleándosela a países con una infraestructura y organización que hace de ellos un modo de vida. La palabra común en las historias que leerán es "sacrificio", y este era el rito de paso obligatorio desde tiempos ancestrales para los elegidos, incluyendo a los dioses que quedaban marcados físicamente en las distintas religiones, algunas en desuso hoy en día catalogadas como mitologías. Encontraremos pues a Odín que sacrifica su ojo derecho para darle la escritura al hombre, a Tezcatlipoca, el dios mexica que queda cojo por ser la sabiduría, al propio Jesús sacrificado por la redención de los pecados del hombre. Biblicamente el Todopoderoso pone siempre a prueba aquellos a los que elige en una forma que a los ojos mundanos podría parecer cruel. El término 40, repetido constantemente en el Libro de Libros indica no un periodo de tiempo sino de un periodo de enfrentamiento con tus miedos, limitaciones y tu parte oscura y sólo aquellos capaces de superarlo tuvieron el honor de conducir a su pueblo elegido. Esto nos habla de la trascendencia de los fuertes, los resistentes, los constantes, características de un verdadero campeón.

También te puede interesar:

©Librería de Porrúa Hermanos y Cía. S.A de C.V. Todos los derechos reservados 2018, Cd. de México