La noche en cautiverio

de Arturo Ceballos

Un socavón que surge en la plaza principal de la ciudad y la desaparición de un niño, ponen al desnudo la hipocresía de la iglesia, la inoperancia de la clase política frente a las crisis y el ensimismamiento de la sociedad contemporánea, a pesar vivir en la Era de la Información.

En esta novela, que rinde un homenaje al Realismo Mágico, un policía dice: “Una persona desaparecida es un pendiente muy incómodo que más vale la pena enterrar”; el lector ríe, pero por los nervios que provoca encontrarse frente a un espejo cóncavo que refleja una realidad con distorsión. 

Igual que los textiles chiapanecos, Arturo Ceballos Alarcón (Ciudad de México, 1976) entreteje, con tragedia e ironía, cada relato que da vida a esta novela, mientras juega con los tiempos narrativos a voluntad. Su poderosa descripción llevará al lector a padecer el frío de San Cristóbal Carambur y a sentir la zozobra de una noche cautiva, “como un hueso de durazno en la garganta”.